expertos en belleza

¿Te apasiona el ser manicurista y quieres empezar tu negocio? Te damos unos tips e ideas para que puedas lanzarte a la aventura de emprender. 

  1. Define los servicios / productos 

Haz una lista de los diferentes servicios o productos que te gustaría ofrecer, como manicuras, pedicuras, esmaltado, gel UV, acrílico, etc.   

  1. Calcula tus costos 

Debes tener en cuenta calidad de los productos que vas a usar, precios de los materiales, tiempo que demoras en cada servicio y desplazamiento que te implique si vas a casa de tus clientes. 

  1. Fija los precios 

Una opción es fijar cuánto quieres ganarle después de sumar los costos anteriores, puedes hacer un cálculo de cuanto necesitas para cubrir tu estilo de vida o cuanto quieres empezar a ahorrar en el mes. Tu fijas esa ganancia que quieres empezar a recibir de los trabajos que harás. 

  1. Elige y compra los materiales adecuados 

Piensa primero en un maletín de ruedas para comodidad de transportar todos tus materiales. Adicional, los materiales que escojas así sean pocos, que sean de la mejor calidad. Las clientes apreciarán si usas marcas que funcionan bien a que uses marcas que vayan a tener poca duración y poca calidad. No escatimes en una marca profesional y de calidad. 

Debes tener en cuenta siempre la higiene de los utensilios y llevarlos en perfectas condiciones. Las limas que sean desechables o que las desinfectes muy bien. Te recomendamos el uso de guantes y mascarilla, así como una ropa adecuada. 

  1. Fideliza tu clientela 

Siempre se va a empezar con el círculo más cercano (el mercado natural), familia y amigos. No te vamos a decir que empezar es fácil, pero debes ser perseverante y poner toda tu energía y pasión.  

  1. Haz presencia en las redes sociales 

Estamos en una era digital que nos brinda herramientas que te ayudaran a darte a conocer, mostrar lo que puedes hacer, tus servicios y habilidades. Si tienes tiempo adicional sería interesante que abras un blog para difundir tu negocio.  

“Lo único imposible es aquello que no intentas”